Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

DE VUELTA A CLASES

Imagen
El inicio de un año escolar, para los adolescentes,  va acompañado de una gama de emociones, que van desde incertidumbre ante la interrogante de "¿con quienes habré quedado?", hasta pereza por tener que volver a enfrentarse con los libros.
En nosotros los padres, también convergen una serie de sentimientos e ideas: en parte hay alivio porque regresan a su ritmo habitual y ya sabemos en qué estarán ocupados, pero en algunos casos, también volvemos a la lucha de empujarlos para que cumplan con sus deberes.
He aquí algunas actitudes que nos podrían ser de ayuda, para ayudar a nuestros hijos a afrontar esta nueva experiencia: - Demostremos que creemos en su capacidad.  Hay que recordares que tienen el potencial para desempeñarse con éxito éste nuevo año. -Motivemolos a dar la bienvenida a toda nueva experiencia:  un cambio de salón, cambio de compañeros, cambio de maestros. Todo cambio es una oportunidad para crecer. - Reforcemos, cada vez que podamos, sus fortalezas.  Hablemos…

HABLANDO CON NUESTROS HIJOS

Imagen
Este video muestra una gran realidad, es importante que como padres apartemos un tiempo para conversar con nuestros hijos, sin embargo, ¿cómo hacemos cuando ya ellos "no quieren" conversar con nosotros?
La adolescencia es una etapa de muchos cambios, tanto en la vida de nuestros hijos como en la nuestra, ya que nos toca, si queremos mantener una buena relación con ellos y un ambiente de armonía, cambiar en alguna medida, algunas de las formas en que nos relacionábamos con ellos, y aprender a aceptar su individualidad.

Algunas de las actitudes que en lo personal me están siendo de gran ayuda en este proceso son:

 Al acercarme a conversar con mi hijo(o), procuro enfocarme en temas relacionados con sus intereses. Demuestro que ne interesan sus asuntos. Si intento acercarme para conversar y abiertamente me indica que no quiere hablar en ese  momento, no lo presiono; le doy su espacio. Trato de respetar su decisión. Promuevo momentos de conversación cuando estamos en el auto o ca…

INFLUENCIA PASIVA QUE EJERCEMOS SOBRE NUESTROS HIJOS

Imagen
Como padres por mucho tiempo hemos escuchado que se nos dice que somos un modelo para nuestros hijos, que debemos tener cuidado con la forma en que nos expresamos y actuamos, ya que los hijos imitan nuestras acciones.  Sin embargo, con el pasar del tiempo, y ahora que nuestros hijos son adolescentes, tendemos a pensar que el periodo de la vida, en que les representábamos un modelo ha quizás pasado, ya que es cada vez menos el tiempo que compartimos juntos, y en algunos casos, con dificultad quieren estar con nosotros!

Sin embargo, aún en esta etapa de la vida, cuando los jóvenes tienden a preferir estar con sus amigos, disfrutar escuchar su música solos, pasar horas en la computadora socializando y/o jugando vídeo juegos, e insisten en que no los comprendemos, nuestras creencias, principios y convicciones se siguen permeando de nosotros hacia ellos, a través de nuestras acciones, gestos y expresiones.

DA PODER A TU HIJO

El tema de las adicciones, el alcohol, las drogas, el
sexo, a todos los padres nos aterran, nos ponen los pelos de punta!  Pero, más que intimidarnos, debemos con valentía aprender a hacerle frente.  Hay muchas recomendaciones para nosotros los padres, sobre cómo manejar este tema durante la adolescencia, sin embargo, hay mucho que podemos hacer inclusive durante los años de la infancia y la niñez.  El enseñar a nuestros hijos a ser asertivos, a expresar de manera respetuosa sus necesidades y opiniones.  A reflexionar sobre el por qué de las cosas, a cuestionarse, a analizar, a crear.
Al proponerte ayudar a tu hijo a desarrollar sus destrezas, tanto cognitivas como emocionales y espirituales, estas equipándolo con herramientas que le darán poder sobre las adicciones, durante la difícil etapa de la adolescencia.


Imagen
¿SABIAS QUE HAY DIFERENCIAS ENTRE TU CEREBRO Y EL DE TU HIJO ADOLESCENTE?
La ciencia médica ha realizado un sin número de investigaciones en torno al desarrollo neurobiológico del niño y del adulto, a fin de comprender el funcionamiento de ambos y dar respuesta a muchas de las problemáticas que estos grupos confrontan. Sin embargo, no fue hasta aproximadamente siete años cuando se empezaron a realizar estudios formales, para conocer sobre el desarrollo y funcionamiento del cerebro adolescente.
Este grupo de edad tiene la particularidad de poseer algunas de las características del cerebro del niño, y otras del cerebro adulto. Por ejemplo, el cerebro adolescente tiene la plasticidad que le permite a sus conexiones nerviosas, formarse, deshacerse y volver a formar otras nuevas, capacidad que le permite a los niños aprender con tanta facilidad.